Sandwich de Hummus

sandwich hummus

Sandwich con Hummus

¿Qué es el hummus? 

El hummus proviene de la cocina árabe y se trata de un puré de garbanzos con una pasta de harina de sésamo llamada tahini y con aceite de oliva, sal, ajo y jugo de limón. Es un plato vegetariano muy nutritivo que nos aporta mucha proteína.

Actualmente puede comprarse preparado en algunos supermercados. Aunque siempre es mejor hacerlo casero, os recomiendo el hummus del Mercadona que viene en tres variedades; el hummus clasico, el hummus con olivas y el hummus con pimientos del piquillo.

TripleMuntatge3D_PerSol
Para preparar hummus necesitamos:

  • 400 gr de garbanzos cocidos
  • 2 cucharadas soperas de tahini
  • 1 diente de ajo
  • una pizca de sal
  • aceite de oliva
  • el jugo de medio limón
  • perejil
  • Medio vaso de agua

Preparación: 

  1. Pon los garbanzos en la batidora 
  2. Añade el ajo, el tahini, el aceite, la sal, el perejil y el jugo de limón.
  3. Bate todos los ingredientes y ve añadiendo el medio vaso de agua poco a poco hasta que quede una textura suave y cremosa pero no muy densa.
  4. Seguidamente ya podemos poner el hummus en un bol y decorarlo a nuestro gusto con un chorrito de aceite de oliva, un poco de paprika (pimienta roja), un poquito de perejil, o unos garbancitos por encima.

RECETA DE SANDWICH DE HUMMUS

Este sandwich puede servirnos como una cena muy rápida de preparar y nutritiva.

  1. Tostamos el pan de molde
  2. Untamos cada rebanada de pan con hummus (paté de garbanzos)
  3. Cortamos hojas de espinaca y las ponemos en el sandwich
  4. Ponemos un poco de queso (o quefu o tofu)
  5. Tapamos con la siguiente rebanada que ya habremos untado con hummus
  6. Para el piso superior cortamos unos tomates y los ponemos en el sandwich con un chorrito de aceite y una pizca de sal
  7. Si apetece podéis poner queso rallado por encima
  8. Tapamos el sandwich con la ultima rebanada (también untada con hummus) y ya lo tenemos listo para comer

¡Buen provecho!

Anuncis

Veganismo

cornerstones-veganism-vegetarianism
La dieta vegana no incluye alimentos de origen animal de ningún tipo. A diferencia de los vegetarianos, los veganos tampoco comen productos lácteos derivados de animales, miel o huevos.

La gente que escoge este estilo de vida puede hacerlo por muchas razones como son por salud, por ética y moral, por el medio ambiente, por religión o por todas ellas a la vez. La mayoría de veganos (exceptuando los que sólo lo son por salud y llevar una dieta sana) están en contra de cómo funciona la industria alimentaria, las condiciones en que se tienen los animales, el trato que reciben, etc. Por lo que hace al medio ambiente, muchos veganos son ecologistas y no están de acuerdo en las formas de producción actuales de la comida. Con una dieta vegana podríamos acabar con el hambre en el mundo ya que el grano que se cultiva para dar de comer a los animales que luego comen los humanos podría usarse para alimentar a toda la población mundial. Otro tema a debatir es la huella hídrica de los productos que consumimos, se necesitan 15,500 litros de agua para producir 1 kilo de carne de vacuno y 3,500 litros para un kilo de carne de pollo en cambio se necesitan 900 litros para 1 kilo de arroz o 500 litros para un kilo de patatas.

Los veganos tampoco usan productos animales para vestir o para cosmética como son el cuero, la lana, las pieles y jabones y cosméticos que usen productos animales. Personalmente, yo soy vegetariana pero tampoco uso productos animales para vestir o cosmética así que no podemos excluir a los vegetarianos en esta categoría porque depende mucho de la persona y de sus razones y planteamiento que hace de este tema.

La nutrición vegana parte de la base de la variedad. Una dieta vegana saludable incluye frutas, vegetales y hortalizas, cereales, legumbres, frutos secos, y productos especialmente denominados vegetarianos/veganos como el seitán o el tofu.

La proteína es fácil de obtener en una dieta vegana aunque mucha gente desinformada piense lo contrario ya que relacionan erróneamente proteína con carne. Casi todos los alimentos nos aportan proteína, lo que varia es la cantidad que podemos encontrar en ellos. Los legumbres como las lentejas y los garbanzos son una fuente natural muy buena de proteína. Las espinacas, acelgas, el brocoli y vegetales de hoja verde oscura también nos proporcionan mucha proteína. Otras fuentes muy buenas de proteína son el tofu -fabricado con soja, que es una legumbre- los cereales como el arroz o la avena, el pan integral, etc.

Una dieta equilibrada requiere de carbohidratos, proteína y grasas buenas. Los carbohidratos son muy fáciles de obtener en una dieta vegetariana y vegana. Cualquier cereal, legumbre, fruta o verdura nos aporta carbohidratos. Referente a las grasas, las dietas veganas son libres de colesterol y bajas en grasas saturadas -a no ser que se coma mucha bollería industrial-. Las grasas ‘buenas’ que pueden tomar los veganos incluyen aceites, margarinas, nueces, aguacate y coco.

Actualmente, cada vez más, podemos encontrar más y mejores productos veganos en el mercado como leches vegetales, sustitutos del huevo, proteína vegetal, etc, lo que hace particularmente fácil llevar este estilo de vida sano y libre de crueldad.

Otro tipo de veganos son los crudívoros que solo comen comida cruda. La comida cruda nos aporta muchos beneficios ya que al hervir y cocer los alimentos muchos veces se pierden muchos de sus nutrientes y comerlos crudos hace que todo su aporte vitamínico y nutricional sea ingerido. Aunque no seamos crudívoros creo que es interesante añadir algún alimento crudo en nuestra dieta diaria.

No todos los crudívoros son veganos, sino que algunos también comen pescado crudo, carne o huevos por ejemplo. Aunque no cocinen los alimentos, la comida crudívora puede ser creativa e innovadora. Por ejemplo una técnica que usan es deshidratar algunos alimentos y también germinan granos y semillas.

Algunos crudívoros creen que las enzimas digestivas que encontramos en la comida cruda ayudan a la digestión y que cocinar los alimentos por encima de unos 40º destruyen estas enzimas.

También hay otro tipo de veganos que son los frugívoros que solamente comen frutas, en su forma natural o sus jugos, semillas y frutos secos.

Albóndigas de lentejas

mandonguilles llentia
Hoy vamos a preparar una receta muy senzilla y rápida. Para ello vamos a necesitar medio bote de lentejas precocidas -aunque también podéis cocerlas vosotros si preferís-, una cebolla, un diente de ajo, zanahoria, harina, albahaca, pimienta y sal.

  1. Primero de todo cortamos la cebolla y el ajo y rallamos la zanahoria.
  2. Después ponemos las lentejas junto con los ingredientes anteriores en la picadora pero sin picarlo excesivamente. Si lo preferís podéis substituir la maquina por un tenedor y aplastarlas vosotros mismos.
  3. Cogéis un poco de harina y lo mezcláis con las lentejas y cebolla para darle un poco más de consistencia, si queréis también podéis añadirle nueces, almendras o queso rallado.
  4. Hacemos bolitas pequeñitas con las lentejas ayudándonos haciéndo un hueco con la palma de la mano.
  5. Pasáis las albóndigas, si deseáis, por un poco más de harina o pan rallado y las freís en una sartén con aceite. Tardan muy poco a freirse, tampoco necesitamos que queden muy doradas o que se quemen, pensad que las lentejas ya estaban cocidas.
  6. Finalmente podéis añadirle salsa de tomate y mesclarlas en la sartén.

Es un alimento muy nutritivo que nos aporta tanto proteína e hidratos como vitaminas y se puede acompañar con cualquier alimento como por ejemplo una ensalada, verduras o con patatas fritas.