Enfermedad de Alzheimer

adult helping senior in hospital

El alzheimer, según Cummins y Marsden es un sindrome de compromiso intelectual adquirido, caracterizado por defectos persistentes en por lo menos tres de la siguientes areas de la actividad mental: memoria, lenguaje, habilidades visoespaciales, personalidad o estado emocional y cognicion. 

La enfermedad de Alzheimer (EA) es una enfermedad neurodegenerativa progresiva con manifestaciones clínicas tanto a nivel cognitivo (afectación de la memoria y capacidades intelectuales) como a nivel funcional (con una pérdida progresiva de autonomía)

 

Afecta a la memoria, lenguaje y pensamiento, entre otras áreas. Se ven afectadas las actividades diarias y se presentan cambios conductuales, neurovegetativos (cambios en el apetito…), etc. 

 

En los últimos 40 años ha habido un aumento de esta demencia en la población de más del 87%, debido en gran parte a la mejora de la esperanza de vida.

alzheimer1

 

Los factores de riesgo más importantes son:

  • La edad – a partir de los 65 años aumenta el riesgo.
  • Antecedentes familiares de demencia
  • Hipertensión

 

Así pues, los afectados con la Enfermedad de Alzheimer pueden presentar faltas en la organización del discurso, perseveraciones, fallos en la compresión lectora, fallos en actividades cuotidianas que impliquen acciones motoras (como la preparación de su comida), cambios en el humor, personalidad y conducta, alteración del pensamiento abstracto, dificultad para realizar tareas complejas y dificultad para adquirir nuevos conocimientos, entre otras.

 

Existen tres estadios de deterioro:

  • El estado inicial, puede durar de 2 a 4 años.
  • El estado intermedio, puede durar de 3 a 6 años
  • El estadio final, que dura entre 1 y 3 años y dónde se presenta una deterioración grave de funciones y capacidades.

 

Alzheimer_8

cerebro sano vs cerebro con alzheimer avanzado

Así pues, ¿cómo puedo prevenir el alzheimer?

Esta enfermedad se ha visto relacionada con el tabaquismo, escasa actividad mental, lesiones y golpes cerebrales, hipertensión, diabetes, obesidad, sedentarismo y depresión.

 

Con cambios estables en el estilo de vida pueden tener un impacto directo con la aparición de EA. Así pues, dejando de fumar, haciendo ejercicio semanal y controlando la dieta para prevenir la diabetes y obesidad estamos dando grandes pasos hacia el camino correcto.

También es importante vigilar para no darse golpes cerebrales ya que un trauma cerebral tiene una relación bastante directa, sobretodo cuando la lesión implica pérdida de conciencia.

.

Finalmente, mantener una actividad intelectual activa puede ayudar mucho a reducir el riesgo de EA. 

Anuncis

Beneficios del Té Verde

Te verde

El té verde es famoso por su amplia gama de propiedades y los beneficios que puede aportar a nuestra salud. Éste té proviene de la misma planta de la que se produce el té negro aunque a diferencia de éste último, el té verde no se deja fermentar y ha tenido muy poca oxidación en su procesado lo que le da su gusto característico, menos amargo que el té negro. La hoja del té se tuesta y luego se enrolla y se deja secar. Como es una bebida que lleva teína, no es recomendable un consumo excesivo porque excita nuestro sistema nervioso pero sí es muy recomendable tomar entre dos y tres tazas de té verde al día.

El té verde potencia la capacidad cognitiva gracias a la sustancia teanina que afecta a nuestros niveles de serotonina y dopamina y mejora la actividad del hipocampo ayudando a relajarnos además de potenciar la actividad cognitiva lo que representa una mejora en la capacidad de memorizar, en nuestra atención y concentración y, por ende, una mejora en nuestro aprendizaje. Además, la teanina puede mejorar también nuestro humor y al tener capacidad para relajarnos, el té es bueno para reducir el estrés.

El té, además, es un magnífico antioxidante lo que ayuda a proteger nuestras células y retardar su oxidación que puede ser producida por los radicales libres que son moléculas que produce nuestro organismo al degradar los alimentos que consumimos y éstos pueden dañar las células y ayudar a la aparición de enfermedades como el cáncer o enfermedades cardiovasculares. Además, los radicales libres también aparecen si estamos expuestos al humo del tabaco, a la contaminación ambiental, o a la radiación. Así pues, es muy importante añadir el consumo de antioxidantes en nuestra dieta; las frutas y verduras son muy buenos antioxidantes, junto con el té o café.

El consumo de té, además, es muy beneficioso para la gente que esté en el proceso de perder peso porque ayuda a quemar grasas ‘malas’ y a reducir la grasa acumulada. De todas formas, este beneficio nos ayuda a todos, no sólo para perder peso, ya que al quemar grasas disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Estudios recientes, han vinculado el consumo de té verde con una prevención de la aparición de diversas enfermedades, como algunos cánceres, detener o retrasar la aparición de la diabetes, reduce el riesgo o atrasa la aparición de la enfermedad de Parkinson y el Alzheimer y al ser un anti-inflamatorio, el té también ayuda al tratamiento de la artritis.

Además, el té tiene beneficios para nuestra piel por su capacidad de regenerar el colágeno y de retrasar el envejecimiento.

Sin embargo, el té puede irritar la mucosa gastrointestinal por lo que es mejor no consumirlo si se tiene gastritis, problemas digestivos, úlceras, etc.

Ahora que estamos en verano, podemos tomar el té verde con hielo, igual cómo hacemos con el café, y disfrutaremos de una bebida refrescante, que nos quitará la sed y muy saludable.