Reserva Cognitiva

p.txt

Todos sabemos o deberíamos saber que el cerebro es uno de los órganos más importantes de nuestro organismo. Nuestro cerebro es el responsable de las funciones superiores que nos caracterizan como seres humanos como la consciencia, el lenguaje, el aprendizaje y la memoria. Nuestro cerebro además interpreta los señales enviados por el sistema nervioso y es una relación bidireccional ya que el cerebro también influye sobre el sistema nervioso. Además, gracias a nuestro cerebro podemos desarrollar y controlar nuestros sentidos como la vista, el oído, el olfato, el tacto y el sentido del equilibrio. Gracias a nuestro encéfalo podemos movernos, razonar, hablar, tener emociones, tener hambre, usar la memoria, resolver problemas, sentir placer, reconocer caras, etc.

Por todo ello, es importante mantener un cerebro sano. Efectivamente, podemos cuidar de nuestro cerebro y podemos protegerlo de la demencia. Existe una hipótesis sobre la reserva cognitiva que plantea que a mayores niveles de reserva cerebral (conservación de las estructuras cerebrales) y cognitiva tendremos un mejor funcionamiento de capacidades como la memoria y la atención en una situación de patología cerebral. Así pues, nuestro cerebro puede enfrentarse a daños existentes mostrando resiliencia y siguiendo funcionando adecuadamente. Es decir, aunque exista una demencia o alguna patología cerebral podemos aún conservar capacidades de gran importancia y lograr un correcto funcionamiento de éstas.

¿Qué entendemos con reserva cognitiva? El término incluye las capacidades y/o habilidades mentales previas a la patología como la inteligencia, la memoria, la planificación y resolución de problemas, el uso de estrategias, etc. Así, nuestro cerebro puede resistirse a la demencia o a mantenerse funcional, como hemos dicho, en presencia de alguna patología, como por ejemplo el Alzheimer. De esta forma, con una buena reserva cognitiva, nuestro cerebro puede usar las estructuras -y sus recursos- dañadas y optimizar su desempeño con estrategias cognitivas alternativas o mediante el reclutamiento diferencial de redes neuronales. Para ello, sin embargo, no vale empezar a entrenar nuestro cerebro cuando ha aparecido ya la patología sino que debemos entrenarlo cuanto más años mejor. Es recomendable mantener un cerebro activo desde pequeños. Además, nuestro estilo de vida (hacer ejercicio, comer sano, no beber alcohol, fumar, ni tomar drogas, etc y participar en actividades sociales y intelectuales) influye directamente en nuestra reserva cognitiva. Un estilo de vida saludable puede aumentar nuestra reserva cognitiva.

Entonces, ¿cómo podemos entrenar nuestro cerebro para tener una buena reserva cognitiva? Evitando la pérdida de neuronas y ayudar a su regeneración. Una buena forma es ejercitar la memoria, nuestra atención, nuestras habilidades perceptivas y de cálculo con ejercicios que entrenen estas habilidades en concreto. Hay muchos programas divertidos y específicos para cada habilidad que podemos usar como herramienta para nuestro entrenamiento mental. Ademas, podemos realizar pasatiempos que no pasan de moda como hacer sudokus, crucigramas, etc. Y evidentemente, no podemos olvidarnos de la lectura ya que es clave para mantener nuestra mente activa, funcional y también va a ayudarnos a desarrollar nuestra imaginación.

Anuncis

Psicología Positiva

wellbeing_happiness_august_convissor1

La psicología positiva, fundada por Martin Seligman, es una rama de la psicología que se centra en hacer la vida normal de los individuos más gratificante y satisfactoria y no se centra meramente en el tratamiento de la enfermedad mental. La psicología positiva pone énfasis en que centrarnos solamente en el desorden puede llevarnos a un conocimiento limitado y parcial de la condición de cada persona. Si usamos nuestros puntos fuertes podemos conseguir felicidad y gratificación a diario. Podemos definir esta disciplina como el estudio científico del comportamiento humano des de las dimensiones biológica, personal, relacional, institucional y cultural. Conseguir una salud mental completa requiere, de un bienestar emocional, un bienestar psicológico, un bienestar social además de un nivel bajo de enfermedad mental.

Uno de los objetivos de la psicología positiva es ayudar a cambiar los patrones negativos de pensamiento de la gente para cambiar cómo se sienten. Sin embargo, cualquier intento de eliminar las emociones negativas de nuestras experiencias vitales tendría la consecuencia de perder la variedad y la profundidad de nuestras experiencias emocionales. Tenemos que incrementar las emociones positivas teniendo en cuenta que esto no significa que automáticamente las emociones negativas van a decrecer o que una disminución de las emociones negativas no necesariamente va a incrementar las emociones positivas.

Las tres áreas de interés de la psicología positiva son: a) las emociones positivas que engloban estar contento con nuestro pasado, estar feliz con nuestro presente y tener esperanza para nuestro futuro; b) los rasgos de personalidad positivos como por ejemplo las fortalezas, las virtudes, los talentos, los placeres, la creatividad, la resiliencia, la inteligencia emocional, etc. ; y c) las instituciones positivas que se centran en cómo promover todos estos aspectos desde las instituciones sociales y mejorar la comunidad.

La psicología positiva se puede aplicar, por ejemplo, al desarrollo personal, la educación, al trabajo o al manejo del estrés y se interesa por practicas como el optimismo, la gratitud, el ejercicio físico, la meditación o la expresión artística para mejorar estados de ánimo, el bienestar subjetivo, las relaciones personales, etc.

La terapia en esta área combina las técnicas de la psicología tradicional como pueden ser la reestructuración cognitiva, modificación de conducta, la programación extralingüística etc., con técnicas que mejoran las estrategias, recursos y fortalezas para fomentar el bienestar y una buena calidad de vida . No se centra la atención en la enfermedad o el síntoma que produce malestar sino en el crecimiento personal.

Así pues, la psicología positiva nos ayuda a llevar vidas significativas y satisfactorias y a mejorar las experiencias vitales individuales, en el amor, en el trabajo y en el ocio.