Enfermedad de Alzheimer

adult helping senior in hospital

El alzheimer, según Cummins y Marsden es un sindrome de compromiso intelectual adquirido, caracterizado por defectos persistentes en por lo menos tres de la siguientes areas de la actividad mental: memoria, lenguaje, habilidades visoespaciales, personalidad o estado emocional y cognicion. 

La enfermedad de Alzheimer (EA) es una enfermedad neurodegenerativa progresiva con manifestaciones clínicas tanto a nivel cognitivo (afectación de la memoria y capacidades intelectuales) como a nivel funcional (con una pérdida progresiva de autonomía)

 

Afecta a la memoria, lenguaje y pensamiento, entre otras áreas. Se ven afectadas las actividades diarias y se presentan cambios conductuales, neurovegetativos (cambios en el apetito…), etc. 

 

En los últimos 40 años ha habido un aumento de esta demencia en la población de más del 87%, debido en gran parte a la mejora de la esperanza de vida.

alzheimer1

 

Los factores de riesgo más importantes son:

  • La edad – a partir de los 65 años aumenta el riesgo.
  • Antecedentes familiares de demencia
  • Hipertensión

 

Así pues, los afectados con la Enfermedad de Alzheimer pueden presentar faltas en la organización del discurso, perseveraciones, fallos en la compresión lectora, fallos en actividades cuotidianas que impliquen acciones motoras (como la preparación de su comida), cambios en el humor, personalidad y conducta, alteración del pensamiento abstracto, dificultad para realizar tareas complejas y dificultad para adquirir nuevos conocimientos, entre otras.

 

Existen tres estadios de deterioro:

  • El estado inicial, puede durar de 2 a 4 años.
  • El estado intermedio, puede durar de 3 a 6 años
  • El estadio final, que dura entre 1 y 3 años y dónde se presenta una deterioración grave de funciones y capacidades.

 

Alzheimer_8

cerebro sano vs cerebro con alzheimer avanzado

Así pues, ¿cómo puedo prevenir el alzheimer?

Esta enfermedad se ha visto relacionada con el tabaquismo, escasa actividad mental, lesiones y golpes cerebrales, hipertensión, diabetes, obesidad, sedentarismo y depresión.

 

Con cambios estables en el estilo de vida pueden tener un impacto directo con la aparición de EA. Así pues, dejando de fumar, haciendo ejercicio semanal y controlando la dieta para prevenir la diabetes y obesidad estamos dando grandes pasos hacia el camino correcto.

También es importante vigilar para no darse golpes cerebrales ya que un trauma cerebral tiene una relación bastante directa, sobretodo cuando la lesión implica pérdida de conciencia.

.

Finalmente, mantener una actividad intelectual activa puede ayudar mucho a reducir el riesgo de EA. 

Reserva Cognitiva

p.txt

Todos sabemos o deberíamos saber que el cerebro es uno de los órganos más importantes de nuestro organismo. Nuestro cerebro es el responsable de las funciones superiores que nos caracterizan como seres humanos como la consciencia, el lenguaje, el aprendizaje y la memoria. Nuestro cerebro además interpreta los señales enviados por el sistema nervioso y es una relación bidireccional ya que el cerebro también influye sobre el sistema nervioso. Además, gracias a nuestro cerebro podemos desarrollar y controlar nuestros sentidos como la vista, el oído, el olfato, el tacto y el sentido del equilibrio. Gracias a nuestro encéfalo podemos movernos, razonar, hablar, tener emociones, tener hambre, usar la memoria, resolver problemas, sentir placer, reconocer caras, etc.

Por todo ello, es importante mantener un cerebro sano. Efectivamente, podemos cuidar de nuestro cerebro y podemos protegerlo de la demencia. Existe una hipótesis sobre la reserva cognitiva que plantea que a mayores niveles de reserva cerebral (conservación de las estructuras cerebrales) y cognitiva tendremos un mejor funcionamiento de capacidades como la memoria y la atención en una situación de patología cerebral. Así pues, nuestro cerebro puede enfrentarse a daños existentes mostrando resiliencia y siguiendo funcionando adecuadamente. Es decir, aunque exista una demencia o alguna patología cerebral podemos aún conservar capacidades de gran importancia y lograr un correcto funcionamiento de éstas.

¿Qué entendemos con reserva cognitiva? El término incluye las capacidades y/o habilidades mentales previas a la patología como la inteligencia, la memoria, la planificación y resolución de problemas, el uso de estrategias, etc. Así, nuestro cerebro puede resistirse a la demencia o a mantenerse funcional, como hemos dicho, en presencia de alguna patología, como por ejemplo el Alzheimer. De esta forma, con una buena reserva cognitiva, nuestro cerebro puede usar las estructuras -y sus recursos- dañadas y optimizar su desempeño con estrategias cognitivas alternativas o mediante el reclutamiento diferencial de redes neuronales. Para ello, sin embargo, no vale empezar a entrenar nuestro cerebro cuando ha aparecido ya la patología sino que debemos entrenarlo cuanto más años mejor. Es recomendable mantener un cerebro activo desde pequeños. Además, nuestro estilo de vida (hacer ejercicio, comer sano, no beber alcohol, fumar, ni tomar drogas, etc y participar en actividades sociales y intelectuales) influye directamente en nuestra reserva cognitiva. Un estilo de vida saludable puede aumentar nuestra reserva cognitiva.

Entonces, ¿cómo podemos entrenar nuestro cerebro para tener una buena reserva cognitiva? Evitando la pérdida de neuronas y ayudar a su regeneración. Una buena forma es ejercitar la memoria, nuestra atención, nuestras habilidades perceptivas y de cálculo con ejercicios que entrenen estas habilidades en concreto. Hay muchos programas divertidos y específicos para cada habilidad que podemos usar como herramienta para nuestro entrenamiento mental. Ademas, podemos realizar pasatiempos que no pasan de moda como hacer sudokus, crucigramas, etc. Y evidentemente, no podemos olvidarnos de la lectura ya que es clave para mantener nuestra mente activa, funcional y también va a ayudarnos a desarrollar nuestra imaginación.