Ejercicio aeróbico vs. anaeróbico

pregnancy-cardio

La diferencia entre el ejercicio aeróbico y el anaeróbico la aprendemos, muy por encima, de pequeñitos y a lo largo de nuestras vidas. A causa de las influencias de la sociedad dónde vivimos, siempre damos más importancia al aeróbico. Con el aeróbico se queman calorías, con el ejercicio aeróbico vas a adelgazar. En la escuela nos inculcan que el ejercicio aeróbico, con el cual hacemos un ejercicio continuado, es beneficioso para nuestra salud. Y lo es, mucho. Sin embargo, tenemos la concepción que el anaeróbico consiste básicamente en levantar pesas y mucha gente cree que si levanta pesas va a ponerse muy grande. Debemos saber que para que un músculo gane tamaño se requiere mucho trabajo y testosterona. Así que las mujeres no debemos preocuparnos porque no nos vamos a poner como unas bestias por levantar pesos. Pero este es otro asunto. En esta entrada vamos a describir ambos ejercicios y a pasar por sus características para descubrir la importancia que ambos tienen para nuestra salud.

175px-Mountain-bike-jump

Ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico, también llamado cardio, puede describirse generalmente como un ejercicio continuado de moderada o baja intensidad. La palabra clave es movimiento continuo. Con ello conseguimos que los carbohidratos que consumimos en nuestra dieta se conviertan en energía. Así pues, algunos ejemplos de ejercicio aeróbico pueden ser correr, nadar, el ciclismo o caminar.

425695-33129-31

Ejercicio anaeróbico

Dentro de el ejercicio anaeróbico pueden incluirse el entrenamiento de fuerza, sprints rápidos y ejercicios que contraen y retraen el músculo de forma rápida. Se diferencia del ejercicio aeróbico por la duración e intensidad de la actividad. Se trata de un ejercicio más corto pero de mayor intensidad que el aeróbico. Además también se diferencian por cómo se genera y usa la energía en nuestro organismo.

La principal diferencia entre estos dos tipos de ejercicio es el uso que hacemos del oxígeno. Aeróbico significa con oxígeno y anaeróbico significa sin oxígeno. Con el ejercicio aeróbico el oxígeno es transportado a los músculos para darles la energía necesaria para el esfuerzo que estamos realizando. Con el anaeróbico no usamos el oxígeno para los músculos sino que nos servimos del glucógeno como fuente de energía. Si hacemos este tipo de ejercicio durante unas dos horas habremos agotado los niveles de glucógeno. Esto nos llevará a sentir fatiga muscular. Los atletas, para evitarlo, consumen carbohidratos antes de empezar el ejercicio y también suplementos durante el mismo.

Otra diferencia muy importante es que con el ejercicio aeróbico nuestro organismo segrega ácido láctico. Este ácido causa fatiga y malestar si su estancia en nuestro organismo es prolongada. Esta es la razón por la que cuando se practica ejercicio anaeróbico lo hacemos en alta intensidad durante poco tiempo. Véase la diferencia entre una persona que hace sprints y un corredor de larga distancia.

Con el ejercicio aeróbico no producimos ácido láctico lo que nos permite practicarlo durante más tiempo.

 

content

Beneficios:

Aeróbico: Además de mejorar nuestra resistencia y nivel de fitness, practicando este ejercicio reduciremos el riesgo de sufrir diversas enfermedades como enfermedades cardiovasculares, estrés, depresión, alta presión sanguínea, derrames cerebrales, diabates, etc. También mejoraremos la función de nuestro sistema inmune, vamos a coger menos catarros y gripes. También nos ayudará a perder o mantener nuestro peso. Y además, practicando este tipo de ejercicios conseguiremos dormir mejor por la noche.

Anaeróbico: Este ejercicio va a ayudarnos a construir masa muscular y con ello vamos a fortalecer también la masa ósea. Nos ayuda a aumentar la densidad ósea más de lo que lo hace cualquier ejercicio aeróbico. Además, construyendo unos músculos fuertes vamos a conseguir proteger nuestras articulaciones lo que nos puede ser de gran ayuda para evitar lesiones. Con este ejercicio también conseguimos seguir quemando calorías cuando descansamos. Nos ayuda, pues, también a perder o mantener el peso. Además, nos ayuda a mejorar nuestro nivel de fitness y de resistencia. Si practicamos ejercicio anaeróbico vamos a ser más eficaces y resistentes cuando practicamos el aeróbico.

Lo ideal es practicar ambos tipos de ejercicios. Combinándolos vamos a mejorar nuestra resistencia, vigor, fuerza y potencia.

Si pensamos que no estamos muy en forma para practicar ejercicio anaeróbico podemos intentar un ejercicio de alta intensidad durante poco tiempo. Por ejemplo, 10 minutos en total para principiantes. Esto puede hacerse practicando un entrenamiento en intervalos, que significa hacer un ejercicio intenso durante 30 segundos, 45 segundos o 1 minuto. Caminar lentamente o moverse un poco durante el próximo minuto. Es importante no sentarse, sino que debemos hacer un descanso activo. Volver a hacer el ejercicio durante 45 segundos o 1 minuto. Caminar durante otro minuto, etc.

Anuncis

Beneficios del Té Verde

Te verde

El té verde es famoso por su amplia gama de propiedades y los beneficios que puede aportar a nuestra salud. Éste té proviene de la misma planta de la que se produce el té negro aunque a diferencia de éste último, el té verde no se deja fermentar y ha tenido muy poca oxidación en su procesado lo que le da su gusto característico, menos amargo que el té negro. La hoja del té se tuesta y luego se enrolla y se deja secar. Como es una bebida que lleva teína, no es recomendable un consumo excesivo porque excita nuestro sistema nervioso pero sí es muy recomendable tomar entre dos y tres tazas de té verde al día.

El té verde potencia la capacidad cognitiva gracias a la sustancia teanina que afecta a nuestros niveles de serotonina y dopamina y mejora la actividad del hipocampo ayudando a relajarnos además de potenciar la actividad cognitiva lo que representa una mejora en la capacidad de memorizar, en nuestra atención y concentración y, por ende, una mejora en nuestro aprendizaje. Además, la teanina puede mejorar también nuestro humor y al tener capacidad para relajarnos, el té es bueno para reducir el estrés.

El té, además, es un magnífico antioxidante lo que ayuda a proteger nuestras células y retardar su oxidación que puede ser producida por los radicales libres que son moléculas que produce nuestro organismo al degradar los alimentos que consumimos y éstos pueden dañar las células y ayudar a la aparición de enfermedades como el cáncer o enfermedades cardiovasculares. Además, los radicales libres también aparecen si estamos expuestos al humo del tabaco, a la contaminación ambiental, o a la radiación. Así pues, es muy importante añadir el consumo de antioxidantes en nuestra dieta; las frutas y verduras son muy buenos antioxidantes, junto con el té o café.

El consumo de té, además, es muy beneficioso para la gente que esté en el proceso de perder peso porque ayuda a quemar grasas ‘malas’ y a reducir la grasa acumulada. De todas formas, este beneficio nos ayuda a todos, no sólo para perder peso, ya que al quemar grasas disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Estudios recientes, han vinculado el consumo de té verde con una prevención de la aparición de diversas enfermedades, como algunos cánceres, detener o retrasar la aparición de la diabetes, reduce el riesgo o atrasa la aparición de la enfermedad de Parkinson y el Alzheimer y al ser un anti-inflamatorio, el té también ayuda al tratamiento de la artritis.

Además, el té tiene beneficios para nuestra piel por su capacidad de regenerar el colágeno y de retrasar el envejecimiento.

Sin embargo, el té puede irritar la mucosa gastrointestinal por lo que es mejor no consumirlo si se tiene gastritis, problemas digestivos, úlceras, etc.

Ahora que estamos en verano, podemos tomar el té verde con hielo, igual cómo hacemos con el café, y disfrutaremos de una bebida refrescante, que nos quitará la sed y muy saludable.

Anemia Ferropénica

ANEMIA-FERROPENICALa anemia ferropénica es la anemia más común y es causada por una falta de hierro en el organismo lo cual desencadena en una disminución en la producción de glóbulos rojos sanos. El hierro es un elemento clave para la producción de los glóbulos rojos ya que la hemoglobina -una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos- es formada por la proteína llamada transferrina. La función de los glóbulos rojos es llevar oxigeno a los tejidos de nuestro cuerpo. Éstos glóbulos se producen en la médula ósea y se van regenerando, es decir ejercen su función durante unos meses, nuestro cuerpo elimina los glóbulos rojos viejos y produce nuevos glóbulos rojos.

La falta de hierro en nuestro organismo puede venir dada por diferentes motivos; por ejemplo, llevar una dieta dónde se consume poca cantidad de hierro, que nuestro cuerpo no absorba bien el hierro, estar embarazada ya que entonces nuestro cuerpo requiere de más cantidad de hierro, o una hemorragia o pérdida de sangre abundante a causa, por ejemplo, de períodos menstruales frecuentes y abundantes, o enfermedades que causen sangrado estomacal o intestinal.

¿Cómo saber si se tiene anemia?

Los síntomas son sentirse cansado, débil y decaído, como si te pesaran los brazos y te faltara la fuerza, tener dolores de cabeza, sentirse de mal humor e irritable o tener mareos al incorporarse. Si la anemia es grave también puede darse un color pálido en la piel, uñas quebradizas, dolor en la lengua, latidos irregulares o dificultad para respirar correctamente porque, como hemos dicho, la función de los glóbulos rojos es la de oxigenar.

La anemia, además, puede afectar al sistema inmune haciendo que seamos más propensos a infecciones.

La anemia se diagnostica mediante análisis de sangre y se puede tratar con suplementos de hierro además de aumentar la cantidad de hierro consumida en la dieta.

¿Cuáles son alimentos vegetarianos ricos en hierro? Las legumbres nos aportan gran cantidad de hierro -la soja, las lentejas, los garbanzos, las judías, los guisantes- y también los vegetales con hojas de color verde intenso como la acelga y las espinacas. Otras fuentes importantes de hierro son los cereales integrales como la avena o el pan integral – que está fortificado con hierro-, la levadura de cerveza, las yemas de los huevos, los frutos secos como las avellanas, almendras y nueces, albaricoques, ciruelas, pasas, etc.

La vitamina C ayuda a absorber el hierro de los alimentos así que es interesante tomar zumo de frutas o poner unas gotas de limón en los alimentos.

Así pues, una dieta variada nos asegurará un aporte de hierro suficiente para no tener ningún déficit

¿Por qué es importante el fitness?

El fitness se refiere a la salud física y el bienestar personal que se consigue mediante el ejercicio físico y una dieta sana adecuada.

Tenemos la idea que la gente que hace fitness son los que practican el culto al cuerpo, con mucho musculo y que participan en los típicos concursos de competición o belleza, pero el fitness no es solamente fuerza muscular y resistencia. Cualquier persona que busque para si misma un equilibrio, puede practicar fitness. Con el fitness se trabaja la flexibilidad y resistencia, el sistema cardiovascular, la agilidad y velocidad, el equilibrio, la fuerza y la constitución física. Debemos tener en cuenta diferentes parámetros que dependen de cada persona y adaptar el tipo de actividad que sus necesidades o intereses particulares requieran. Algunos preferirán ir a correr o en bicicleta, otros ir al gimnasio a hacer maquinas, otros asistir a clases de aerobic, baile o artes marciales, otros hacer yoga o pilates, otros excursiones, senderismo, etc, y todo esto engloba el fitness. Si aún no sabes qué te gusta más, prueba diferentes cosas, varia de actividad y seguro que encontrarás algo que te interese.

La actividad física diaria puede cambiarnos la vida a mejor. Andar una hora al día es muy importante además de dedicar unas 3 o 4 horas semanales a hacer ejercicio. ¿Cuáles son los cambios que podemos experimentar? El bienestar físico y emocional, el no estar tan agresivos, agobiados o estresados en nuestro día a día. Además, puede ayudarnos a prevenir o combatir enfermedades cardiovasculares, el colesterol alto, la osteoporosis, diabetes, algunos tipos de cáncer y la presión arterial alta.

fitness¿Pero además de prevenir enfermedades, en qué me ayuda el fitness?

Primeramente, nos vamos a sentir con mucha más energía y vitalidad, nos va a ayudar a estar más activos durante el día y va a enfortalecer nuestro sistema inmunológico. Recordad que el fitness engloba una dieta sana y no solamente el ejercicio físico. Una persona que haga ejercicio a diario pero que coma siempre en el McDonald’s no va a tener estos beneficios, la salud física está un 70% en lo que comemos y un 30% en la actividad física.

Por otro lado comer sano y ejercitarnos va a ayudar a quemar la grasa que nos sobre y a perder peso hasta estabilizarlo o a transformar nuestro cuerpo y hacerlo más fuerte y resistente. También va ayudarnos con los dolores de espalda al fortalecer los músculos abdominales y de la espalda y a tener un tronco fuerte lo cual mejorará nuestro equilibrio.

Pero es que además también es muy bueno para nuestro cerebro ya que mejora nuestras emociones y salud mental, experimentamos menos estrés y ansiedad, estamos más tranquilos y de mejor humor, es muy buen método para prevenir o combatir la depresión y estados emocionales apáticos, mejora nuestra cognición y nos ayuda a dormir mejor.

¿Pero cómo es que tiene todos estos beneficios, debe tener algún contra, no? Senzillamente requiere de un compromiso personal, de una motivación -de la que hablaremos más adelante en otra entrada- y de querer cambiar nuestro estilo de vida. Porqué esto es de por vida, aunque una vez se empieza ya se convierte en un hábito y las mejoras internas que notas y la mejora en tu cualidad de vida ya te motivarán después a seguir estas conductas, al final lo acabarás necesitando. Lo importante y más difícil es empezar y la preserverancia incial. Es clave no esperar a tener tiempo para hacer ejercicio o para comer bien sino hacer tiempo en nuestra rutina para ello y convertirlo en parte de tu agenda.

La riqueza real es la salud, no el oro ni la plata” ~Mahatma Gandhi.