Yoga

bikram-yoga
El yoga se puede entender como una filosofía de vida y/o un ejercicio físico que podemos usar para relajarnos y para explorar nuestra espiritualidad. Es una practica muy antigua y una manera genial para manejar el estrés, mejorar nuestra flexibilidad y equilibrio, nuestro nivel de fitness y mejorar nuestro estado de ánimo y calidad de vida.

El yoga se basa en posturas estructuradas que se llaman ásanas y que nos permiten actuar sobre el cuerpo y la mente, tenemos que iniciar la ásana con movimientos lentos y luego mantenerla con una postura firme. Durante el ejercicio de yoga debemos concentrarnos en nuestra respiración y en la ejecución de las posturas lo que nos sume en un estado de meditación muy interesante.

En una sesión de yoga se empieza por posiciones ligeras hasta llegar a las ásanas más energéticas y desafiantes e incluye el ejercicio y control de la respiración, la meditación y la relajación. Las posiciones que pueden ejercerse en una sesión de yoga van des de posturas con el cuerpo estirado, sentado, levantado y posturas con el cuerpo inverso o del revés.

Existen diferentes niveles para practicar el yoga, des de principiante, pasando por intermediario y avanzado así que todo el mundo puede practicarla además de existir la posibilidad de modificar algunas posturas en caso de requerirlo.

Se han realizado estudios que demuestran los numerosos beneficios que puede aportarnos el yoga: mejora el funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular ya que ayuda a la circulación y a normalizar la presión sanguínea; ayuda a la digestión gracias también a la circulación sanguínea; nos relaja la musculatura y elimina la tensión muscular; al centrarnos en la respiración y meditación nos tranquilizamos lo que es de gran ayuda para nuestro sistema nervioso y para el manejo del estrés; además, el yoga es un ejercicio beneficioso para nuestras articulaciones ya que al promover su movimiento aliviamos la presión y estimulamos su movilidad. Muchas de las posiciones del yoga mejoran nuestra fuerza y resistencia además de mejorar nuestra postura. Además, con el yoga podemos aliviar dolores musculares como por ejemplo el dolor de espalda. También se han hecho estudios que demuestran que la practica regular de yoga ayuda a conciliar mejor el sueño; los insomnes conseguían dormirse 15 minutos antes y durmieron una hora más con la práctica de yoga 45 minutos antes de irse a dormir.

Referente a los beneficios psicológicos del yoga, a parte del manejo del estrés y la ansiedad, el yoga también se ha dicho mejora el bienestar subjetivo y el estado de ánimo; ayuda a nuestra memoria, atención y concentración; y nos ayuda a aceptarnos más.

Una rama del yoga es el Power Yoga que se trata de un ejercicio vigoroso y energético del yoga y basado en el fitness derivado del Ashtanga Vinyasa Yoga. Pone su énfasis en la fuerza y la flexibilidad y se práctica comúnmente en los gimnasios.

Los consejos para practicar yoga son: lleva ropa cómoda que te permita el movimiento, calienta antes de empezar el ejercicio, mantente hidratado/a, presta atención a tu cuerpo, si notas algún dolor con alguna postura para el ejercicio inmediatamente ya que con ningún ejercicio debemos notar dolor y podría ser causa de una lesión; busca un entrenador de yoga para iniciarte.

Si estás embarazada, consulta con tu médico si puedes practicar el yoga y a qué nivel ya que pueden haber riesgos para el embrión.

Anuncis

¡Estírate!

estiramientos

Hoy vamos a hablar de los estiramientos antes y después de hacer ejercicio y de su importancia para mantener un cuerpo sano y sin lesiones.

Los calentamientos tenemos que verlos como parte más de la rutina de ejercicios y no saltárnoslos nunca. Si empezamos desde una posición de relax o sentada a un ejercicio intenso podemos dañarnos las articulaciones y los músculos. La clave es hacer calentamientos que sean dinámicos, moviéndo todo nuestro cuerpo y no estáticos porque así la sangre circula por todo nuestro cuerpo y calienta todos los miembros. La rigidez muscular está directamente relacionada a las lesiones y los calentamientos dinámicos nos ayudan a reducir esta rigidez.

¿Qué tipo de calentamiento podemos hacer? Podemos empezar moviendo los pies y los brazos en el aire, hacer sentadillas, y estirar los músculos de los brazos y piernas de manera dinámica. Luego podemos hacer como que saltamos a cuerda o hacer jogging para incrementar nuestra temperatura corporal. Es importante hacer tanto estiramientos para reducir la rigidez muscular cómo para los músculos específicos que vayamos a utilizar en el ejercicio ese día.

Además gracias a los calentamientos podemos mejorar nuestro rendimiento porque vamos a poder contraer y relajar los músculos más rápidamente; porque los músculos calientes facilitan a la hemoglobina a liberar oxigeno de forma más inmediata a temperaturas musculares más elevadas, porque incrementamos la circulación sanguínea en los tejidos y porque nos ayuda a preparar el ritmo del corazón para el ejercicio que vayamos a realizar.

Al terminar el ejercicio también es importante hacer estiramientos porque tenemos los músculos calientes y van a responder muy bien a este tipo de ejercicio que va a ayudarnos a relajarlos En este caso, es mejor hacer movimientos estáticos que nos van a ayudar a reducir el nivel de adrenalina en la sangre, a evitar que nos mareemos o desmayemos a causa de la acumulación de sangre venosa a las extremidades y nos permite volver a un ritmo cardíaco de descanso.

Para relajarnos podemos justo después del ejercicio caminar un poco para desacelerar el ritmo cardíaco y luego hacer estiramientos estáticos que nos va a ser muy útiles para su recuperación.