Dar Regalos nos hace Felices

giving

Durante estas pasadas fiestas seguramente la mayoría de nosotros habremos regalado y recibido regalos. Cuando nos regalan cosas que realmente deseábamos estamos muy contentos pero varios estudios han encontrado que dar regalos nos hace más felices que recibirlos. Y uno de los motivos más relevantes es que la amabilidad nos gratifica.

Además, dar regalos a otros nos hace más felices que comprar cosas para nosotros mismos. Siendo amables hallamos una felicidad -no relacionada con posesiones- que es más plena y duradera. Además, si nos entrenamos para que nuestra amabilidad sea periódica y no esporádica, vamos a desarrollar nuestro altruismo y prosocialidad lo que nos hará también más felices.

En un estudio publicado en el Journal of Social Psychology, en Gran Bretaña sus participantes completaron una encuesta que medía la calidad de vida. Luego dividieron estos 86 participantes en tres grupos. El primero recibió instrucciones para ejercer un acto de amabilidad diario durante 10 días. El segundo grupo tenía que hacer alguna actividad nueva cada día durante 10 días. Finalmente, el tercero no recibió ninguna instrucción.

Pasados los 10 días, volvieron a rellenar el cuestionario de satisfacción con la vida.
Tanto el primer como el segundo grupo experienciaron un incremento en felicidad y satisfacción. El tercer grupo no experimentó cambios en su calidad de vida subjetiva.

givers

Otro estudio publicado en el Journal of Happiness Studies llevado a cabo en Harvard y Columbia los investigadores instruyeron a unos 25 participantes a recordar vividamente la última vez que gastaron 20$ o 100$ en algo para ellos mismos. A la otra mitad de los participantes (51 en total), tuvieron que recordar vívidamente cuando gastaron la misma cantidad de dinero en alguien que no fuera ellos mismos, lo que podemos llamar gasto prosocial. Todos los participantes rellenaron un test que medía cuán felices eran.

Después, se les dió a los participantes pequeñas sumas de dinero y dos opciones a escoger: Podían gastarlo en ellos mismos (pagando una factura o en un regalo) o podían gatarlo en alguien (una donación, caridad o regalo). Su elección sería anónima para no sentirse presionados a escoger la opcion altruista.

Los resultados más relevantes fueron que: 1) los participantes se sintieron más felices cuando se les pidió recordar un momento en que compraran algo para alguien independientemente de la suma de dinero. Y 2) Los participantes que se sintieron más felices al rememorar cuando regalaron algo a alguien gastaron el dinero que se les dió en alguna otra persona.

Así pues, la felicidad estimula el altruismo y al inrevés.

Este hallazgo no solamente funciona con bienes materiales. Donar tiempo (por ejemplo haciendo voluntariado) o hacer algo para alguien querido (por ejemplo hacerles la compra, ayudarles a limpiar la casa o invitarlos a cenar) también incrementa nuestra felicidad significativamente.

Anuncis

Fricandó de seitán

fricando seita
FRICANDÓ DE SEITÁN 

Para preparar el fricandó necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • Seitán
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • Guisantes
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Tomate
  • Champiñones u otras setas variadas

Para la picada: 

Podemos hacer una picada para poner encima del seitán que llevará:

  • Almendras
  • Perejil
  • 1 diente de Ajo

Picamos estos ingredientes con un poquito de agua. Retiramos.

PREPARACIÓN

  1. Cortamos el seitán a lonchas finas y ponemos un poco de sal
  2. Enharinamos el seitán y lo ponemos a freír en una sartén.
  3. Una vez hecho, lo retiramos.
  4. Cortamos la cebolla muy pequeñita o la rallamos.
  5. Sofreimos la cebolla en una sartén o cazuela.
  6. Cuando la cebolla esté a media cocción añadimos el ajo y el tomate.
  7. Seguidamente añadimos los champiñones y también los guisantes y el seitán.
  8. Hechamos la picada por encima el guiso cuando esté al final de su cocción.
  9. Dejamos que vaya cociéndose a fuego medio durante unos 15 minutos.

Trucos para mejorar nuestra memoria

braingame

En nuestro día a día es habitual que se nos olviden cosas. ¿Qué tenía que comprar en el supermercado? ¿Dónde habré puesto esto? ¿A qué hora tengo que ir al médico? Aunque se nos olviden pequeños detalles pueden hacernos pasar un mal rato.

Hay diferentes tipos de memoria. Está la memoria sensorial que nos sirve para recordar -pero durante muy poco tiempo, sólo milisegundos- información cuando el estímulo sensorial ha terminado. El estímulo puede ser tanto auditivo, visual, verbal, etc. La memoria a corto plazo ayuda a que recordemos información mientras la estamos usando. La memoria de trabajo -que es un tipo de memoria a corto plazo- nos permite mantener datos en la mente para utilizarlos en el momento como por ejemplo recordar una serie de números o un número de teléfono. También mientras estamos leyendo un libro tenemos que retener alguna información para entender el contexto y lo que vamos leyendo a continuación. Sin la memoria a corto plazo esto no seria posible. Si hacemos un esfuerzo consciente para retener esta información, ésta pasará a la memoria de largo plazo. Este proceso se llama consolidación. Sino va a desaparecer.

La memoria a largo plazo la usamos para recordar información durante un período muy largo de tiempo. La capacidad de ‘almacenaje’ de información de esta memoria parece ser ilimitada. Por lo que nunca llenaremos tanto el almacén de memoria a largo plazo como para no poder aprender y retener más información. Siempre vamos a poder almacenar nueva información. Cuando olvidamos algo no es porque la información haya desaparecido de nuestra memoria. Hay muchos estudios y debates sobre cómo y por qué olvidamos. Quizás no lo olvidamos sino que nos resulta muy difícil acceder a esa información o recuperar esos datos.

¿Cómo conseguir recordar una información a largo plazo? Algunas de las técnicas más usadas y efectivas son la repetición, dar significado a la información y asociándola con información previamente almacenada.

La memoria no sólo nos sirve para recordar experiencias pasadas sino también para planificar el futuro. A esto le llamamos memoria prospectiva.

Para recordar algo, una buena técnica, como hemos dicho, es la repetición. De todas formas, repetir una información una y otra vez hasta que la recordemos puede resultarnos un poco aburrido aunque tenga buenos resultados.

La-Mnemotecnia-en-Busca-de-Una-Memoria-Prodigiosa

Las técnicas empleadas para mejorar nuestro proceso de retener, almacenar y recuperar información se llaman mnemnotécnicas.

Para practicar otra técnica podemos dar significado a aquello que tenemos que recordar. Dar significado significa darle importancia. Al hacer la información relevante para nosotros nos será más fácil recordarla.

Es importante, si queremos activamente recordar algo, no hacer otras tareas complejas mientras estemos consolidando la información. De esta forma nuestra concentración estará dedicada a este proceso. Así, también va a resultarnos más fácil recuperar esta información.

La visualización es una técnica también vastamente usada y consiste en crear imágenes mentales. Es importante usar imágenes positivas. Si queremos recordar dónde hemos puesto un objeto debemos primeramente recordarlo vivamente en la mente y luego hacer un recorrido mental por los sitios dónde hemos estado.

Imagina

Seguidamente os voy a proponer un ejemplo práctico de esta técnica que podéis usar un día como si de un juego se tratase. Se llama método LOCI. Si queremos entrenar nuestra memoria podemos hacer la lista de la compra visualmente en vez de escribirla en papel. Para ello deberemos imaginarnos vivamente nuestra casa, es un lugar muy familiar y conocido para nosotros lo que nos va a hacer más fácil el proceso. Nos situamos a la puerta de entrada e imaginamos patatas gigantes en la escalera. Luego subimos y entramos en la cocina dónde encontramos una botella de zumo de naranja de un color muy vivo. En el lavabo está el papel higiénico y el jabón de manos, etc. Vamos introduciendo todos los alimentos que debamos comprar en las diferentes habitaciones de nuestra casa en el mismo orden en que recorreríamos la casa. Los alimentos debemos imaginarlos más grandes de lo normal, o con colores muy vivos porque así nos van a llamar más la atención. Si queréis también podéis añadir olores o sonidos, o imaginar cosas divertidas como por ejemplo a vuestro gato sentado en el sofá vestido con un esmoquin y comiéndose un plato de macarrones. Vamos a recordar mejor todo lo que salga de lo común. Cuando estemos en el supermercado deberemos repetir el recorrido por nuestra casa, pero esta vez ya para coger los alimentos que necesitemos comprar.

Otra técnica muy interesante es usar acrónimos para recordar palabras que nos suenen raras o resulten complicadas para nosotros.

14965943-most-common-used-acronyms-and-abbreviations-on-retro-style-speech-bubbles

Para recordar OVNI podemos recordar su significado verdadero: objeto volador no identificado. También podemos dar nuestro propio significado a una palabra o siglas que tengamos que memorizar. Por ejemplo, imaginemos que tenemos que recordar una palabra que para nosotros no tiene significado como MOMEB. Para ello, podemos formar palabras con cada letra de la palabra. Podemos decir Más O Menos Estoy Bien. Esto vendría a ser el uso de frases. O Maria, Oreo, Musica, Estudio, Barcelona. Aunque si formamos una frase quizás nos resulta más fácil que con nombres sueltos. Para retener la información nos va a ser útil también combinar esta técnica con la repetición.

Finalmente, podemos usar rimas o canciones para recordar algo. Seguro que lo habréis hecho alguna vez. A mucha gente le resulta fácil recordar letras de canciones y es porque las hemos almacenado junto con una melodía. Si es vuestro caso, no dudéis en poner esta técnica en práctica

Además es muy importante dormir. Lo necesitamos para consolidar la nueva información que hemos aprendido durante el día.

Sandwich de Hummus

sandwich hummus

Sandwich con Hummus

¿Qué es el hummus? 

El hummus proviene de la cocina árabe y se trata de un puré de garbanzos con una pasta de harina de sésamo llamada tahini y con aceite de oliva, sal, ajo y jugo de limón. Es un plato vegetariano muy nutritivo que nos aporta mucha proteína.

Actualmente puede comprarse preparado en algunos supermercados. Aunque siempre es mejor hacerlo casero, os recomiendo el hummus del Mercadona que viene en tres variedades; el hummus clasico, el hummus con olivas y el hummus con pimientos del piquillo.

TripleMuntatge3D_PerSol
Para preparar hummus necesitamos:

  • 400 gr de garbanzos cocidos
  • 2 cucharadas soperas de tahini
  • 1 diente de ajo
  • una pizca de sal
  • aceite de oliva
  • el jugo de medio limón
  • perejil
  • Medio vaso de agua

Preparación: 

  1. Pon los garbanzos en la batidora 
  2. Añade el ajo, el tahini, el aceite, la sal, el perejil y el jugo de limón.
  3. Bate todos los ingredientes y ve añadiendo el medio vaso de agua poco a poco hasta que quede una textura suave y cremosa pero no muy densa.
  4. Seguidamente ya podemos poner el hummus en un bol y decorarlo a nuestro gusto con un chorrito de aceite de oliva, un poco de paprika (pimienta roja), un poquito de perejil, o unos garbancitos por encima.

RECETA DE SANDWICH DE HUMMUS

Este sandwich puede servirnos como una cena muy rápida de preparar y nutritiva.

  1. Tostamos el pan de molde
  2. Untamos cada rebanada de pan con hummus (paté de garbanzos)
  3. Cortamos hojas de espinaca y las ponemos en el sandwich
  4. Ponemos un poco de queso (o quefu o tofu)
  5. Tapamos con la siguiente rebanada que ya habremos untado con hummus
  6. Para el piso superior cortamos unos tomates y los ponemos en el sandwich con un chorrito de aceite y una pizca de sal
  7. Si apetece podéis poner queso rallado por encima
  8. Tapamos el sandwich con la ultima rebanada (también untada con hummus) y ya lo tenemos listo para comer

¡Buen provecho!

Receta: Quesadilla Vegetariana

 

Quesadilla Vegetariana

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

Para la receta de hoy vamos a necesitar los siguientes ingredientes: 

  • Tortillas de maiz o de trigo 
  • Espinacas
  • Alubias secas 
  • Cebolla
  • Guisantes
  • Queso 
  • Champiñones
  • Salsa de tomate 
  • Sal, pimienta, albahaca

Para preparar las quesadillas tenemos que preparar primeramente las verduras, troceándolas a nuestro gusto (a cubitos o a la juliana) y ponerlas en una sartén con aceite de oliva. En este caso pondríamos la cebolla con las espinacas, guisantes  y champiñones. 

Las aderezamos con sal, pimienta y albahaca; o las especias que gustéis en su defecto. 

Seguidamente, añadimos las alubias para que se calienten y se mezclen con los demás ingredientes. Después añadimos el queso

Ponemos en una sartén limpia, con un poquito de aceite o margarina, una tortilla y extendemos parte del relleno encima. Tapamos el relleno con otra tortilla encima. Y dejamos que se tueste primeramente ese lado y luego le damos la vuelta para que se tueste el otro lado de la tortilla. No debemos dejarlo mucho rato porque se quemaría. Con un o dos minutos por lado basta. 

Finalmente cortamos la quesadilla en cuatro partes y la servimos caliente. Se puede servir junto con una ensalada o con salsa de tomate. 

 

Otra receta de quesadilla con ingredientes alternativos sería: 

  • Pimiento rojo y verde
  • Calabacín 
  • Cebolla
  • Tomates 
  • Alubias (rojas o blancas) 
  • Queso (por ejemplo Cheddar) 
  • Sal 
  • Cilantro 

 

Depresión

depression

La depresión es un trastorno psicológico muy conocido que la gente utiliza con mucha facilidad para describir sus sentimientos en contextos sociales. Sentirse triste o sin ánimos no significa siempre que estemos deprimidos. La depresión va más allá de la tristeza. Durante nuestra vida nos encontramos con decepciones, momentos difíciles y problemáticos y tenemos que luchar para seguir adelante. Cuando este sentimiento de tristeza, de vacío, de desánimo y apatía se prolonga en el tiempo podríamos estar deprimidos. La prevalencia de la depresión en la población general se estima entre un 9 y un 20% aunque solamente la mitad recibe atención especializada.

Los síntomas psicológicos más recurrentes de la depresión son:

  • Bajo humor prolongado en el tiempo (no esporádico) y/o tristeza
  • Sentirse desesperanzado
  • Baja autoestima
  • Sentirse al borde de las lágrimas, o lloroso frecuentemente
  • Sentirse atormentado o afligido
  • Sentirse intolerante con los demás o muy irritable
  • Sentirse desmotivado o sin interés por las cosas
  • Tener dificultades para tomar decisiones // dificultad para concentrarse en las tareas
  • Sentirse apático, no disfrutar con nada
  • Sentirse ansioso o preocupado
  • Tener pensamientos suicidas o de dañarse a uno/a mismo/a
  • No poder controlar los pensamientos negativos

Algunos de los síntomas físicos de la depresión son:

  • Moverse y hablar más despacio de lo usual
  • Dolores corporales inexplicables
  • Pérdida de apetito o no poder parar de comer
  • Dificultad para dormir o dormir más de lo normal
  • Pérdida de energía

Finalmente, la depresión también puede afectar nuestra vida social haciéndonos menos eficaces en el trabajo, descuidando nuestras amistades y familiares y atendiendo menos eventos sociales y descuidando nuestras aficiones.

Depresión

La depresión en mujeres es dos veces más probable que en hombres. Esto puede ser debido a factores hormonales (el síndrome pre menstrual, la depresión pos-parto, y el período alrededor de la aparición de la menopausia, por ejemplo).

En los más jóvenes es más frecuente la irritabilidad que la tristeza en los adolescentes deprimidos.

En los ancianos la depresión puede darse por la percepción de pérdida de salud y facultades o pérdida de independencia. De todas formas, la depresión no es síntoma típico de hacerse mayor si se cuenta con un sistema de apoyo fuerte.

Además, debemos tener en cuenta que los casos de depresión detectados en atención primaria de salud, han aumentado en España un 19% desde el inicio de la recesión económica.

pet-cerebro-deprimido

Varios estudios y profesionales de la medicina han demostrado que tratar la depresión solamente con fármacos es menos eficaz y hace más probables las recaídas que asistiendo a terapia psicológica. Es decir, con terapia psicológica para la depresión se consigue que mayor número de gente no vuelva a tener depresión o síntomas depresivos en comparación con los deprimidos que solamente toman medicación. Con terapia psicológica los cambios terapéuticos se dan a largo plazo y se da una gran tasa de recuperación. Los tratamientos farmacológicos actuales con ansiolíticos y antidepresivos son insatisfactorios. Además, la terapia psicológica no representa ningún peligro para la salud ni efectos secundarios.

 

Como apunte final os recomiendo que leáis esta entrevista a Irving Kirsch, en la que nos cuenta que  “El placebo y la psicoterapia son mejores que los antidepresivos para tratar la depresión”.

Cuidadores de Personas Mayores Dependientes

cuidadora-ancianos-dependientes-ninos-16255577_3

En el Libro Blanco de la Dependencia (IMSERSO, 2005a), se indica que las políticas públicas de España dan por sentado que son las familias las que deben proporcionar los cuidados personales a los miembros de su familia dependientes. Los mecanismos protectores dan muy poco – o nulo- soporte y prestaciones a las familias. Se estima que un 77.5% de los mayores que no residen en instituciones reciben un cuidado informal, es decir no profesional. Aunque la mayor parte de este cuidado informal viene de los familiares, también se incluyen en el cuidado no formal amigos de la familia, vecinos, etc. Sin contar con profesionales sanitarios

Aunque los familiares puedan rotarse por turnos, lo más común es que sea un solo familiar el que adopte el rol de cuidador oficial. Estos familiares acostumbran a ser mujeres, pudiendo ser la pareja del anciano dependiente (su mujer) o las hijas por desempeñar tradicionalmente roles de cuidado del hogar y de personas.

Estos cuidadores dedican un tiempo muy grande al cuidado de estas personas dependientes de forma que se ve afectada de manera significativa su vida personal. Ser cuidador es una tarea a largo plazo y que causa, en muchas ocasiones, estrés, ansiedad, bajo estado de ánimo o depresiones. Además, también pueden sufrir daños en su salud física, al tener que, por ejemplo, cargar con el peso del mayor dependiente. Los problemas más frecuentes en la salud física se dan en los huesos y músculos, pero también son frecuentes los cardiovasculares y las dificultades para dormir bien. La valoración subjetiva de su salud es peor que la de las personas no cuidadoras. La carga emocional que se asume con este rol es muy grande, ya que se trata de un familiar próximo y ver su deterioro nos afecta de manera personal.

Los cuidadores, muchas veces, se sienten quemados; Esto significa que se sienten fatigados, estresados, desgastados, insatisfechos, etc.. Para ellos cuidar del mayor dependiente es una obligación moral que a la vez afecta sobremanera en su vida personal y profesional.

Gran número de cuidadores informales sufren estrés crónico. El estrés aparece, además de por asumir las tareas propias del cuidado (y de la conducta del mayor además de la pérdida de algunas de sus funciones), por otros factores del contexto como la situación socioeconómica de la familia, las características personales del cuidador, la red familiar, los recursos de que se disponga, etc. En esta ecuación también intervienen los pensamiento subjetivos del cuidador y de cómo valora estos estresores. Así pues podemos encontrar estresores objetivos y subjetivos.

Es importante saber que si entrenamos para cambiar y mejorar nuestra valoración sobre la situación, podemos controlar mucho mejor el estrés.

Además del rol de cuidador, la persona que lo asume también tiene otros roles como puede ser el de padre o madre, esposa/o, el de trabajador, o su rol social. Lo que sucede en uno de estos roles afecta directamente a los demás roles que desempeña la persona porque son interdependientes. Esto puede conllevar, por ejemplo, incompatibilidades de horarios, problemas económicos, descuidar otras relaciones personales, etc.

Generalmente, los cuidadores dedican mucho menos tiempo para el ocio, ven afectada la organización de su vida familiar y laboral y también se han registrado problemas tanto con las parejas como con los hijos.

Para modular el estrés, entran en juego los recursos personales del cuidador. ¿De qué se tratan estos recursos? Entre ellos podemos encontrar las estrategias de afrontamiento -es decir, cómo afronta cada persona una situación que puede ser complicada, y qué recursos personales utiliza para salir airoso de ella-; y el apoyo social -que puede proporcionarle ayuda o comprensión-.

Por todos estos motivos, es interesante que el cuidador también reciba apoyo y ayuda profesional cualificada los cuales van a realizarles una evaluación e intervención adecuadas a cada situación.