Enamorarse

Amor y cerebro 

love-couple

¿Existe el amor a primera vista?

Yo no lo llamaría amor a primera vista sino atracción a primera vista. Una persona puede atraernos especialmente no solamente por su físico sino también por la manera en cómo nada y se mueve y como habla.

Nuestro cerebro tarda pocos segundos en decidir si nos gusta alguien o no. No solamente románticamente sino si esa persona nos cae bien en general o no. Tiene poco que ver con lo que se dice y más con lo que se expresa. La mayor parte de los indicadores están relacionados con la comunicación no verbal y también decidimos en gran parte si alguien nos gusta o no a través de su tono de voz y velocidad del discurso.

La primera etapa del amor, antes que la atracción, es el deseo. Nuestras hormonas sexuales reaccionan de una forma determinada tanto en hombres (testosterona) como en mujeres (andrógenos y estrógenos).

El amor romántico sería la segunda fase.

En esta fase sentimos atracción en la que intervienen gran parte de neurotransmisores cerebrales. Durante la atracción sentimos que solo podemos pensar en esta persona y no nos la sacamos de la cabeza. En esta fase es cuando sentimos que nos enamoramos y que amamos a la persona. Durante esta fase se activan importantes circuitos cerebrales relacionados con el placer y la recompensa.

La adenalina (o norepinefrina) es uno de los neurotransmisores que más conocemos. Cuando sentimos que nos enamoramos la adrenalina tiene mucho que ver en cómo reaccionamos. Cuando empezamos a enamorarnos se activa nuestra respuesta al estrés. La adrenalina se encarga de subir nuestro ritmo cardíaco y a veces nos hace sudar o notar que tenemos la boca seca.

Los niveles de dopamina son altos en nuestro cerebro cuando nos enamoramos. Nos produce el mismo efecto cerebral que cuando tomamos una droga, por ejemplo la cocaína. Tenemos mucha energía, menos necesidad de dormir o comer y una atención más focalizada.

Y finalmente, la serotonina, que la conocemos como la hormona de la felicidad. En este caso, interviene en nuestro humor y nuestra sexualidad

La sensación de estar enamorado, por lo tanto, es debida o produce en nuestro cerebro una gran actividad de transmisiones hormonales y neuronales. Lo que significa que nuestro cerebro está alterado o con una actividad en estos neurotransmisores específicos de los que hemos hablado, diferente a cuando no nos sentimos enamorados. Si solamente una pequeña parte de la población mundial se enamorase, el enamoramiento sería considerado una enfermedad. Por el hecho que nuestro cerebro actúa diferente. Por suerte, todo el mundo nos enamoramos y no es nada extraño para nosotros.

Esta actividad cerebral causada por el enamoramiento, sin embargo, no puede durar siempre sin cesar. Por este motivo, solamente podemos estar enamorados durante un período de tiempo determinado que oscila entre meses y un año y medio. Dejar de estar enamorado o lo que se traduce por que estas hormonas dejen de realizar una actividad elevada en nuestro cerebro no significa que no queramos estar más con esa persona.

Durante el tiempo que hemos estado con esa persona, y hemos sentido esa atracción y reacciones fisiológicas nos da tiempo suficiente como para amarla y quererla aunque ya no sintamos esa actividad. Eso nos lleva a otra fase del amor, más profunda si cabe: el apego.

Por apego entendemos el sentimiento de seguridad que tenemos con una pareja a largo plazo. Es el vínculo que nos mantiene con nuestra pareja.

Hay diferentes estilos de apego romántico. En esta etapa también intervienen otros neurotransmisores.

La Oxitocina: además de posibilitar el orgasmo e intervenir en el parto y lactancia también está relacionada con lazos afectivos y con la creación de confianza entre personas. Esta hormona es esencial para nuestra estabilidad emocional y nos ayuda a combatir situaciones de estrés o ansiedad. Además, esta hormona ayuda a crear un vínculo de apego entre la madre y el bebé.

La vasopresina: también influye en los lazos afectivos y es importante para crear un lazo monogámico. Se libera después del acto sexual en los hombres. (así como la oxitocina tiene este mismo papel en las mujeres).

Anuncis

Estrategias para Perder Peso

Después de hablar de los hábitos que puedes adoptar para perder peso, te voy a proponer unas estrategias que también puedes incorporar en tu día a día para que realmente consigas lo que quieres.

1- Ponte objetivos:

 imagesPonte pequeños objetivos que puedas ir logrando y que te ayuden a avanzar y a subir escalones hacia el objetivo general. Si tu objetivo es muy grande e inespecífico -por ejemplo perder peso- te va a resultar mucho más difícil conseguirlo porque no te has marcado los pasos a seguir para llegar a él. Los objetivos que te propongas tienen que ser realistas. 

Quiero perder 20 kilos es un objetivo demasiado grande. Una manera de hacerlo es proponerte perder medio kilo a la semana. Aquí ya tienes un objetivo realista y específico formulado pero además si te haces una pauta con más objetivos que cumplir y que te ayuden a cumplir el primero (de perder medio kilo o un kilo a la semana) te será más fácil conseguirlo.

Así pues tus objetivos podrían ser:

    • Perder medio kilo a la semana
    • Comer 5 porciones de verdura y fruta al día
    • Hacer ejercicio 3 veces a la semana (y mejor aún si planificas qué ejercicio harás)

Al final de la semana puedes tachar los objetivos que has cumplido y volver a proponerte otros objetivos para la semana siguiente.
Es importante también que sepas tu índice de masa corporal y cuántas calorías debes ingerir al día según tu objetivo: perder peso, mantener peso o ganar peso.

Aquí puedes encontrar la manera de calcular tu IMC y las calorías que necesitas.

  1. Haz un seguimiento. Cuando ya sabes las calorías que necesitas ingerir y te has propuestos los objetivos es muy importante que vayas llevando un registro de los cambios que experimentes.

food-diarySi estás al principio no estaría de mas que calcularas las calorías de todo lo que comes y lo fueras sumando para ver si has logrado el objetivo de ingesta diario. Será como mantener un diario de las comidas. Puede parecer engorroso pero cuando sepas cuántas calorías tiene un plato que cocines a menudo solamente tendrás que sumarlas sin tener que calcularlas. El trabajo de calcular sólo lo deberás hacer una vez. Cuando tengas práctica vas a conseguir lo que llamamos comer conscientemente. Sin tener que calcular ni apuntarlo sabrás qué estás comiendo y aproximadamente las calorías que lleva sin tener que apuntarlo.

Otro consejo es que puedes hacerte una chuleta con las calorías de las comidas. Por ejemplo:

  • -100 gramos de arroz o de pasta cocidos son 350 KiloCalorías.
  • – Una manzana son 50 Kc.

Puedes llevar una libretita pequeña con las calorías de los alimentos que sueles comer por si tienes que comer fuera de casa poder llevar al día tu diario.

c4ae2f1803

Además de calcular las calorías que ingieres también tienes que llevar un control de tu peso, pesándote una vez a la semana o una vez cada dos semanas. No te peses a diario porque los cambios no se realizan de manera inmediata y podemos llegar a obsesionarnos.

  1. Planifica tus comidas.

Si planificas qué vas a comer te será más fácil controlar tu dieta y evitarás ingerir alimentos muy altos en grasas. Si tienes los ingredientes que vas a utilizar más a menudo en casa también incrementará tu éxito ya que sino puedes decidir substituirlos por otros alimentos menos adecuados para conseguir tu objetivo.

Además, se ha demostrado que comer lo mismo más de una vez a la semana nos ayuda a perder peso.

  1. Controla las porciones.

    dieta-porcionesSi cocinas solamente para ti, planea cuánta cantidad vas a utilizar primeramente. Cuando te sirvas la comida intenta no comer con los ojos y servir en tu plato la cantidad que realmente corresponda a una porción. De todas formas, no pasa nada si tienes que repetir si te has quedado con hambre.

5. Muévete! 

hacer-ejercicio-en-ayunas-para-quemar-grasa-300x350

Hacer ejercicio es muy importante no solamente para perder peso sino para mantenernos sanos. Planea actividades físicas que te gusten y no te fuerces a hacer ejercicio que sea un sacrificio para ti. Seguramente encontrarás alguna actividad que te guste más que las otras.

6. Cuenta con el apoyo de tus allegados.

Tener el apoyo de alguien que te anime a seguir con tus objetivos va a hacerte el camino más llano. Cuenta a tus allegados dónde quieres llegar y cómo quieres hacerlo y acepta su apoyo, esto puede motivarte aún más para conseguir tus objetivos.