5 Hábitos para Perder Peso

Hábitos alimenticios que puedes adoptar que te ayudarán a perder peso.

habitos_adelgazar

A veces, cuando hablamos de dieta pensamos en restricciones, sacrificios y régimen. Evidentemente, comer sano va a conllevar ser estrictos en algunos hábitos alimenticios pero no significa comer siempre lo mismo y comer ‘comida sosa’. Es importante que no asociemos la palabra dieta con la de régimen. Todo el mundo lleva una dieta. Una dieta no significa comer para perder peso. Por ejemplo, yo llevo una dieta vegetariana. La palabra régimen sí está más asociada a perder peso. Hay gente que lleva una dieta acorde con alguna enfermedad que tenga la cual no le permite comer ciertos alimentos. Otra gente, lleva una dieta específica sin ser muy consciente de ello. Por poner un ejemplo mucha gente de este país come según lo que llamamos dieta mediterránea por tradición y cultura según dónde han nacido.

Por este motivo, al pensar en dieta debemos borrar la palabra restricciones de nuestra mente. Pero si queremos perder peso sí debemos poner una palabra en nuestra mente: hábito. Si aportamos unos pequeños cambios en nuestro día a día y los repetimos vamos a conseguir cambios más consistentes en nuestro peso. Lo importante es que estos cambios no sean muy grandes o difíciles para poder incluirlos en tu día a día.

¿Qué hábitos tengo que adoptar para perder peso?

  1. Desayuna cada día.

    Healthy-BreakfastMuchos estudios han demostrado que se consigue perder peso más eficazmente si se desayuna. Es importante no saltarse la primera comida del día. Alguien puede pensar que si se lo salta va a comer menos y por lo tanto va a perder más peso. Esto no sucede exactamente así. Primero porque el desayuno es la comida más importante del día y necesitamos sus nutrientes. Segundo porque si nos lo saltamos vamos a comer más a mediodía porque tendremos más hambre. O vamos a picar más entre horas durante el día. Y finalmente, porque es mejor comer 4 o 5 veces al día que comer dos veces al día y darnos atracones. Espaciando las comidas durante el día sentiremos menos hambre entre horas y así podremos controlar mejor qué comemos.

  1. Controla el tamaño de tu plato.

No solamente debemos controlar las porciones de comida que nos servimos al plato sino que el tamaño del plato también influye sobre cuánto comemos. Solemos comer menos cuando usamos platos de tamaño medio o pequeños. La teoría dice que ‘engañamos’ a nuestros ojos porque pensamos que comemos más al ver el plato lleno. Si comemos en un plato muy grande vamos a ver menos cantidad de comida porque va a sobrar más plato por los lados. Así pues, con un plato más pequeño las porciones de comida parecen más grandes.

  1. Bebe mucha agua.

drink-waterLo hemos oído muchas veces pero beber agua es muy importante. Además es mejor beber agua antes y después de la comida pero no durante. También es sumamente importante, para perder peso, que tu bebida de elección durante todo el día sea el agua. Beber refrescos o bebidas alcohólicas añade más calorías a tu dieta. Además las calorías que bebemos nos satisfacen menos que las que comemos, porque no tenemos la sensación de estar ingiriéndolas. Por lo tanto, bebe agua con las comidas.

 

4. Controla los alimentos que tienes en casa.

Si tienes muchos productos en casa que no quieres incluir en tu dieta serán una tentación para ti y tarde o temprano vas a comerlos. Con el ejemplo que hemos puesto anteriormente, si tienes la nevera y la despensa llena de refrescos te va a apetecer tomar más de uno. Lo mismo pasa con la bollería o las patatas fritas. Puedes comerlos alguna vez, para darte un placer, pero si las tienes siempre en casa las vas a comer habitualmente. Y de esta forma vas a dejar de tener control sobre lo que comes y sobre tu peso.

Ademas, ten los productos que debes incluir en tu dieta a la vista. Si quieres comer más verduras pero las tienes escondidas en el cajón de la nevera es una mala estrategia. Muchas veces, sencillamente, te vas a olvidar que lo tienes en casa y no lo vas a consumir. Ponlas en un sitio visible y así vas a comerlas.

  1. Disfruta de algún capricho.

    imagesSi hay alimentos que te encantan pero no son muy buenos para perder peso no los elimines directamente de tu dieta. Si limitas tu dieta drásticamente vas a terminar comiendo de más porque notarás carencias e insatisfacción. Comer algo que te apetezca mucho de vez en cuando no perjudicará tu peso.

Es importante que para perder peso además de una dieta saludable y beber mucha agua, se duerma bien y se haga ejercicio periódicamente.

Anuncis

Alimentos Anti-Inflamatorios

Hay varios alimentos con propiedades antiinflamatorias que si los tomamos con frecuencia en nuestra dieta pueden ayudar a disminuir inflamaciones.

índiceCEBOLLA: Contiene flavonoides. Las plantas que los contienen tienen propiedades anti inflamatorias, anticancerosas, anti hemorragias, antiespasmódicas, antibacterianas y diuréticas entre otras. Junto con el ajo es uno de los antibióticos naturales más efectivos.

 

 

imagesNUECES: Son ricas en ácidos grasos Omega 3, que además de ser muy buenos para el funcionamiento del cerebro y para reducir el nivel de colesterol en sangre ayudan a disminuir el dolor y la inflamación. Además también contienen zinc que nos ayudará a fortalecer nuestras defensas.

Las almendras también son muy buenas puesto que son antioxidantes y ricas en vitamina E, calcio y fibra.

fPIMIENTO ROJO: Contiene gran cantidad de Vitamina C, ayuda a los tejidos lesionados a recuperrarse porque tiene efecto cicatrizante. Contiene también capsaicina que se utiliza en farmacia como analgésico y ayuda, por lo tanto, con el dolor y los procesos inflamatorios.

02 t32 curcuma

CÚRCUMA: La curcumina, que es uno de los componentes principales de la cúrcuma, inhibe el dolor y ayuda a calmarlo. Tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

.

dfgfJENGIBRE: tiene propiedades antioxidantes y antihistamínicas y ejerce una función anti inflamatoria y reduce el dolor de manera rápida y eficaz.

Dieta anti inflamatoria: 

Siete-Alimentos-contra-la-inflamación-y-la-grasa-del-vientre

Para una dieta anti-inflamatoria es importante eliminar la ingesta de alimentos ácidos como carnes, lácteos y huevos y aumentar la ingesta de frutas (no ácidas, como la manzana, la pera, el melón, el plátano, mango, uvas, cerezas…) y verduras de hoja verde (como espinacas, acelgas, lechuga, coles de Bruselas, repollo, endibias, algas, etc). También es interesante aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitamina C (pimiento rojo y verde, guisantes, coles de bruselas, brocoli…) y Vitamina E (cereales integrales, aceite de oliva…). Y finalmente beber mucha agua. Es mejor escoger alimentos frescos que muy procesados. Intentar evitar a toda costa alimentos con azúcares añadidos.

Dar Regalos nos hace Felices

giving

Durante estas pasadas fiestas seguramente la mayoría de nosotros habremos regalado y recibido regalos. Cuando nos regalan cosas que realmente deseábamos estamos muy contentos pero varios estudios han encontrado que dar regalos nos hace más felices que recibirlos. Y uno de los motivos más relevantes es que la amabilidad nos gratifica.

Además, dar regalos a otros nos hace más felices que comprar cosas para nosotros mismos. Siendo amables hallamos una felicidad -no relacionada con posesiones- que es más plena y duradera. Además, si nos entrenamos para que nuestra amabilidad sea periódica y no esporádica, vamos a desarrollar nuestro altruismo y prosocialidad lo que nos hará también más felices.

En un estudio publicado en el Journal of Social Psychology, en Gran Bretaña sus participantes completaron una encuesta que medía la calidad de vida. Luego dividieron estos 86 participantes en tres grupos. El primero recibió instrucciones para ejercer un acto de amabilidad diario durante 10 días. El segundo grupo tenía que hacer alguna actividad nueva cada día durante 10 días. Finalmente, el tercero no recibió ninguna instrucción.

Pasados los 10 días, volvieron a rellenar el cuestionario de satisfacción con la vida.
Tanto el primer como el segundo grupo experienciaron un incremento en felicidad y satisfacción. El tercer grupo no experimentó cambios en su calidad de vida subjetiva.

givers

Otro estudio publicado en el Journal of Happiness Studies llevado a cabo en Harvard y Columbia los investigadores instruyeron a unos 25 participantes a recordar vividamente la última vez que gastaron 20$ o 100$ en algo para ellos mismos. A la otra mitad de los participantes (51 en total), tuvieron que recordar vívidamente cuando gastaron la misma cantidad de dinero en alguien que no fuera ellos mismos, lo que podemos llamar gasto prosocial. Todos los participantes rellenaron un test que medía cuán felices eran.

Después, se les dió a los participantes pequeñas sumas de dinero y dos opciones a escoger: Podían gastarlo en ellos mismos (pagando una factura o en un regalo) o podían gatarlo en alguien (una donación, caridad o regalo). Su elección sería anónima para no sentirse presionados a escoger la opcion altruista.

Los resultados más relevantes fueron que: 1) los participantes se sintieron más felices cuando se les pidió recordar un momento en que compraran algo para alguien independientemente de la suma de dinero. Y 2) Los participantes que se sintieron más felices al rememorar cuando regalaron algo a alguien gastaron el dinero que se les dió en alguna otra persona.

Así pues, la felicidad estimula el altruismo y al inrevés.

Este hallazgo no solamente funciona con bienes materiales. Donar tiempo (por ejemplo haciendo voluntariado) o hacer algo para alguien querido (por ejemplo hacerles la compra, ayudarles a limpiar la casa o invitarlos a cenar) también incrementa nuestra felicidad significativamente.