Receta: Quesadilla Vegetariana

 

Quesadilla Vegetariana

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

Para la receta de hoy vamos a necesitar los siguientes ingredientes: 

  • Tortillas de maiz o de trigo 
  • Espinacas
  • Alubias secas 
  • Cebolla
  • Guisantes
  • Queso 
  • Champiñones
  • Salsa de tomate 
  • Sal, pimienta, albahaca

Para preparar las quesadillas tenemos que preparar primeramente las verduras, troceándolas a nuestro gusto (a cubitos o a la juliana) y ponerlas en una sartén con aceite de oliva. En este caso pondríamos la cebolla con las espinacas, guisantes  y champiñones. 

Las aderezamos con sal, pimienta y albahaca; o las especias que gustéis en su defecto. 

Seguidamente, añadimos las alubias para que se calienten y se mezclen con los demás ingredientes. Después añadimos el queso

Ponemos en una sartén limpia, con un poquito de aceite o margarina, una tortilla y extendemos parte del relleno encima. Tapamos el relleno con otra tortilla encima. Y dejamos que se tueste primeramente ese lado y luego le damos la vuelta para que se tueste el otro lado de la tortilla. No debemos dejarlo mucho rato porque se quemaría. Con un o dos minutos por lado basta. 

Finalmente cortamos la quesadilla en cuatro partes y la servimos caliente. Se puede servir junto con una ensalada o con salsa de tomate. 

 

Otra receta de quesadilla con ingredientes alternativos sería: 

  • Pimiento rojo y verde
  • Calabacín 
  • Cebolla
  • Tomates 
  • Alubias (rojas o blancas) 
  • Queso (por ejemplo Cheddar) 
  • Sal 
  • Cilantro 

 

Depresión

depression

La depresión es un trastorno psicológico muy conocido que la gente utiliza con mucha facilidad para describir sus sentimientos en contextos sociales. Sentirse triste o sin ánimos no significa siempre que estemos deprimidos. La depresión va más allá de la tristeza. Durante nuestra vida nos encontramos con decepciones, momentos difíciles y problemáticos y tenemos que luchar para seguir adelante. Cuando este sentimiento de tristeza, de vacío, de desánimo y apatía se prolonga en el tiempo podríamos estar deprimidos. La prevalencia de la depresión en la población general se estima entre un 9 y un 20% aunque solamente la mitad recibe atención especializada.

Los síntomas psicológicos más recurrentes de la depresión son:

  • Bajo humor prolongado en el tiempo (no esporádico) y/o tristeza
  • Sentirse desesperanzado
  • Baja autoestima
  • Sentirse al borde de las lágrimas, o lloroso frecuentemente
  • Sentirse atormentado o afligido
  • Sentirse intolerante con los demás o muy irritable
  • Sentirse desmotivado o sin interés por las cosas
  • Tener dificultades para tomar decisiones // dificultad para concentrarse en las tareas
  • Sentirse apático, no disfrutar con nada
  • Sentirse ansioso o preocupado
  • Tener pensamientos suicidas o de dañarse a uno/a mismo/a
  • No poder controlar los pensamientos negativos

Algunos de los síntomas físicos de la depresión son:

  • Moverse y hablar más despacio de lo usual
  • Dolores corporales inexplicables
  • Pérdida de apetito o no poder parar de comer
  • Dificultad para dormir o dormir más de lo normal
  • Pérdida de energía

Finalmente, la depresión también puede afectar nuestra vida social haciéndonos menos eficaces en el trabajo, descuidando nuestras amistades y familiares y atendiendo menos eventos sociales y descuidando nuestras aficiones.

Depresión

La depresión en mujeres es dos veces más probable que en hombres. Esto puede ser debido a factores hormonales (el síndrome pre menstrual, la depresión pos-parto, y el período alrededor de la aparición de la menopausia, por ejemplo).

En los más jóvenes es más frecuente la irritabilidad que la tristeza en los adolescentes deprimidos.

En los ancianos la depresión puede darse por la percepción de pérdida de salud y facultades o pérdida de independencia. De todas formas, la depresión no es síntoma típico de hacerse mayor si se cuenta con un sistema de apoyo fuerte.

Además, debemos tener en cuenta que los casos de depresión detectados en atención primaria de salud, han aumentado en España un 19% desde el inicio de la recesión económica.

pet-cerebro-deprimido

Varios estudios y profesionales de la medicina han demostrado que tratar la depresión solamente con fármacos es menos eficaz y hace más probables las recaídas que asistiendo a terapia psicológica. Es decir, con terapia psicológica para la depresión se consigue que mayor número de gente no vuelva a tener depresión o síntomas depresivos en comparación con los deprimidos que solamente toman medicación. Con terapia psicológica los cambios terapéuticos se dan a largo plazo y se da una gran tasa de recuperación. Los tratamientos farmacológicos actuales con ansiolíticos y antidepresivos son insatisfactorios. Además, la terapia psicológica no representa ningún peligro para la salud ni efectos secundarios.

 

Como apunte final os recomiendo que leáis esta entrevista a Irving Kirsch, en la que nos cuenta que  “El placebo y la psicoterapia son mejores que los antidepresivos para tratar la depresión”.